Monumentos en Costa Martiánez

En 1967, se contrata al artista lanzaroteño César Manrique para que se haga cargo de la dirección artística del proyecto Costa Martiánez. Su mano se nota en todos los rincones del complejo, aportando una estética tradicional Canaria. Además, durante su construcción, el artista diseñó un gran número de esculturas y monumentos que situó en el Complejo Costa Martiánez para el disfrute de todos los visitantes.

Segunda de las esculturas móviles que César Manrique denominó “Juguetes de Viento”.

Este grupo escultórico móvil, concebido a partir de planchas de hierro laminado, representa la erosión y envejecimiento que causa el mar en la arquitectura humana. Un símbolo del avance del tiempo.

La base la constituye piedras basálticas perforadas.

Ir arriba

Es la primera de las dos esculturas llamadas “Juguetes de Viento” concebidas por César Manrique.

Consiste en una estructura móvil de conos de acero sobre el tronco de un árbol de eucalipto rodeado de estanques y vegetación.

Representa la simbiosis de lo natural, el tronco de eucalipto, con lo artificial, las bocinas giratorias de metal, las cuales impulsa en viento.

 

Ir arriba

La Jibia (calamar) es una escultura para el disfrute de los niños situada en la piscina infantil de la zona de Los Alisios. Presenta diversos túneles que anima al juego y llamativos colores.

Construido en hormigón enfoscado y pintado en rojo y blanco, con ojos verdes realizados con fondos de botellas de vidrio.

 

Ir arriba

Escultura de concreto, encofrado y abujardado que representa olas de hormigón estáticas entrechocándose, en contraposición de las olas del entorno de agua y dinámicas. En su base forma un pequeño laberinto para uso y disfrute de los niños.

 

Ir arriba

Busto de César Manrique construido en bronce.

César Manrique (24/04/1919 – 25/08/1992). Nacido en Lanzarote. Es el artista Canario más internacional, vanguardista del surrealismo en España, realizó grandes exposiciones por todo el mundo, destacando las de Houston y Nueva York. Diseñó, en una pizzería del Puerto de La Cruz, sobre una servilleta de papel, el Lago Martiánez.

Escultura de raíces sarmentosas simbolizando el inconsciente, la neurosis y la libido. Dedicado a una de las mentes más brillantes del psicoanálisis del siglo XX.

Es una alegoría arquitectónica naval que retoma elementos marineros como lonas, mástiles, chimeneas, para ambientación de una coctelería.

El “Cráter de agua” (primera escultura de agua), representa una contraposición a lo que es un volcán. Un volcán escupe fuego y lava y es conformador de la geografía de Canarias. Un volcán de agua es vida y por transposición, sirve para llenar de agua El Lago.

 

Ir arriba

Es la segunda de las esculturas de agua, con una altura de 50 metros, está diseñada para ser unos de los estandartes de El Lago. Esta escultura está siendo permanentemente modelada por los vientos Alisios.

 

Ir arriba

Conjunto escultórico conformado por troncos de árboles de eucaliptos tratados con resinas cuya representación consiste en la alteración del orden natural de las cosas realizado por el hombre.

 

Ir arriba

César Manrique ha incorporado 2 cataratas en el entorno paisajístico del Complejo Costa Martiánez. Su admiración por la naturaleza y el cuidado con el que la trataba, le llevó a estar durante más de una hora colocando las piedras de las cataratas para lograr el sonido perfecto.

Así lo recoge el historiador Francisco Galante, quién mantuvo una cercana relación con el artista lanzaroteño, en esta entrevista.

Ir arriba

Pin It on Pinterest